Entradas

Paralelepípedo: A veces puedo verme en ti cuando hago ecuaciones.

Imagen
Creí ser inteligente precipitándome sobre la esfera
el mundo es perfecto  una esfera perfecta una retina  el agujero del volcán a punto de explotar la manzana sin caer ese niño que traza trescientos sesentas grados sobre el papel el sol completo sobre el mar el alma llorando la lluvia cayendo quería decir el aullido redondo la fatalidad sobre la espalda el sonido del rap a través de la noche una taza de café los ojos cansados mirando la desilusión el sufrimiento en la intemperie las voces que se pierden entre las hojas secas del bosque la rueda oxidada de aquel parque la gota que cayó en la acera justo cuando se la llevaban el mundo que gira el compás del chico que dibuja el rostro del que reconoce el sufrimiento el retorno que empieza en el cuerpo la luna grande encima de la verja el grito de los grillos que sólo pueden cantar y la lluvia que sigue cayendo en la calle entre las ruedas del camión y la boca abierta alucinada y el aro gigante que rueda multicolor cuando la eternidad del sufrimiento sucede y la ilus…

Violonchelo en la noche raída: Ya no soy. Un fantasma ha carcomido mi cuerpo.

Imagen
Me duelen las muñecas
de niño era duende
irreconocible
aquí estoy con mis ojeras de toys
con mis rodilleras de mariposa

no puedes remendarme
amo esta rotura
que la cigüeña te libere
enséñame a navegar por las ligeras aguas de la libertad

cuando tenía consciencia mis pechos aún no crecían
entonces era Adán
un puberto en la selva del conocimiento y la belleza
quería delinear mi masculinidad con pintura roja
pero mis manos no eran suficientemente diestras
solo pude alzar la piedra
el cobalto hasta tus ojos claros
bañar mi cuerpo con partituras de vómitos
mi sexo siempre estuvo atado a la literatura
al deseo del otro

tus besos fueron el perfume salvaje de una adolescencia permeable
el saberse solitaria entre sonrisas blancas esculpidas en la noche
la caparazón adversa
te amaba ya
con tus libros en la cabeza
pero habían mariposas en la piscina
y agua en el fondo del mar
no me reconocerás hoy
soy Adán
un hombre que recuerda quién eres.


¿Qué es una cosa que piensa? Esto es una cosa que duda, que concibe, que afirma y que niega, que quiere, que no quiere, que también imagina y que siente. Ezra Heymann.

Imagen
La Belleza no es El Mundo no es  Tú no eres
Tengo ganas de llorar
tal vez porque este encuentro es una sentencia
¿Qué es una cosa que piensa?
Los perros aúllan en la entrada de la habitación
tengo ganas de decir alguna estupidez que sólo precipitará el silencio
algo que duda siempre

ayer compramos jabón
te lavé el cuerpo
salía espuma
nos reíamos de la muerte que se desvestía en nuestros cuerpos
llorosos

no quiero tener hijos
en el mundo hay un columpio feliz
seguro
pero no quiero tener hijos

tu espuma es transparente
tu cuerpo también afirma y niega
te hago el amor pensando en Haymann
hay cosas como la muerte de Heymann
aquella película de Tarkovsky que no terminamos de ver
lienzo blanco sobre tu torso suave
la belleza inacabada de la brisa que desdibuja tu figura cuando fotografío tu nariz
Platón acaba de descubrir en tu vientre el placer
te tomo como a un libro que no tengo tiempo de leer
no acabo las palabras
no acabo de entender la filosofía
mis manos deambulan por tu cuerpo
la luna …

LA MARIPOSA MUERTA EN EL ESTÓMAGO

Imagen
Amo
quién eres

pregunto porque tu cabeza se sale a veces
eres una muñeca que permanece en silencio
mientras es interrogada por la curiosidad

tu boca es este temblor
un noser

toco la punta del aguijón
lo sé
el azul del fondo de la piscina y el azúcar
neutralizan la suavidad con la que la piel redime la sensación de la muerte
quién es Poe quién es Woolf
no sabría responder

qué es esa forma de mirar al fondo
no entiendes
duele
como si caminando en la noche
el amor doliera menos.


POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.

Imagen
A Richard, Vane, Olga, Ale, Joel, Briant, Diana, Fer y Lole.





Qué es lo que te hace gritar
escucho los astros desde esta pocilga
pretendo que amo todo lo que toco
incluso tu piel que se desliza en mis largos dedos 
como una pieza antigua de madera que amo 
las cuerdas de tu imaginación tendidas

entro a los sótanos cuando recién amanece
aunque nunca es de día
la sensualidad de esta soledad enloquece

qué es lo que hace que despiertes en medio de otros sueños
y toques casi el borde 
la altísima punta de Gea

seguro hay un poco de amor en todo lo que dejamos
seguro hay un poco de amor en los sueños olvidados después de despertar

qué es lo que hace que te detengas a mirar los cuerpos en movimiento
el gesto del olvido es una lámpara apagada
en una sala llena de gente imaginada

tú eras de los que besaba una hilera rota de libros 
mientras manejabas hacia el río y la luna te daba en el paladar
como una nota de éxtasis
las palabras gruesas pasaban directo al esófago
como un trago dulce y tibio de veneno
pero decidiste…

NO DORMIRÉ HASTA QUE APAREZCAN LOS UNICORNIOS

Imagen
Quisiera escribir como vuelo
mi mente succiona la basura y se olvida del dolor
todo tiene el mismo sentido
cuando tenía doce quise dormir junto al punto que era el universo
nadie me abrigó nunca
sólo tú
con tu cobija de velos
ahora apágame soy un dinosaurio quemado
las mujeres somos así
un poco dóciles un poco mojigatas
hasta que dejamos de serlo y somos peligrosas
sin educación sin liceos que dicten las ecuaciones matemáticas
¿has escuchado alguna vez sobre el libre pensamiento
y la mierda sobre el libre albedrío?
pero toda la historia era sobre hombres de cavernas
ven siéntate en mi regazo y selecciona la música
que el paraíso está más allá de la cultura pop y los colores
hay que pasar por debajo de las mesas de la academia
besar la estrella que se rompe
y luego echarte gotas para andar sin lentes
todos hablan de comunismo de políticas más humanas
y encierran sus aberraciones en el escritorio donde las escriben
ven siéntate en mis piernas escoge la música
¿qué quieres, cabras que t…

DEL PADRE

Imagen
Y todo va a comenzar eternamente. Ossip Mandelstam
De mi padre a veces las canas
los tenedores del almuerzo clavados en las barrigas
la lectura lenta de los días
el escozor de la plaga de verano
el sol en su trayectoria hacia las páginas del periódico
del domingo
de mi padre las entradas anchas de su frente
la predilección del ajo
los dientes perfectos en el silencio del café
la piedra del patio
el árbol macho de mamón ensuciando la tierra
el polvo suelto entre los libros de la habitación oscura
la abuela cociendo el grano lavando la losa
el humo terrible de la soledad en el calor
el sofoco de la luz apagada y el misterio de la noche blanda

del padre el techo de zinc bajo la lluvia
y el dulce sabor de la primera tristeza.