Entradas

Mostrando entradas de 2014

GOTAN: Este poema pertenece a una selección de poemas de Cristina Peri Rossi, que encontré perdido en un libro virtual. Es de una belleza triste porque está impulsado por el dolor de la pérdida: "Lo perdido y nunca recuperado", dice Benedetti. Yo digo, por el conocimiento exacto de lo perdido y revivido una y otra vez por la palabra.

Imagen
Yo adivino el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno. No, nadie te esperó, nunca.
No te esperaron los árboles que habías plantado ni la estatua del indio herido en bronce enmohecido no te esperó tu tía abuela que murió llamándote ni la silla de mimbre que vendieron, ni la calle que cambió de nombre el mar no espera nunca
y en su ir y venir no hay Arrabal amargo no hay Mi Buenos Aires querido cuando yo te vuelva a ver No está Osvaldo Soriano con su gato recogido en la rue que maullaba en francés ni la dulce francesita que te salvó de los flics

LA DESPEDIDA: He renunciado a ti. No era posible. Fueron vapores de la fantasía; son ficciones que a veces dan a lo inaccesible una proximidad de lejanía. Yo me quedé mirando cómo el río se iba poniendo encinta de la estrella... hundí mis manos locas hacia ella y supe que la estrella estaba arriba... He renunciado a ti, serenamente, como renuncia a Dios el delincuente; he renunciado a ti como el mendigo que no se deja ver del viejo amigo; como el que ve partir grandes navíos como rumbo hacia imposibles y ansiados continentes; como el perro que apaga sus amorosos bríos cuando hay un perro grande que le enseña los dientes; Como el marino que renuncia al puerto y el buque errante que renuncia al faro y como el ciego junto al libro abierto y el niño pobre ante el juguete caro. He renunciado a ti, como renuncia el loco a la palabra que su boca pronuncia; como esos granujillas otoñales, con los ojos estáticos y las manos vacías, que empañan su renuncia, soplando los cristales en los escaparates de las confiterías... He renunciado a ti, y a cada instante renunciamos un poco de lo que antes quisimos y al final, ¡cuantas veces el anhelo menguante pide un pedazo de lo que antes fuimos! Yo voy hacia mi propio nivel. Ya estoy tranquilo. Cuando renuncie a todo, seré mi propio dueño; desbaratando encajes regresaré hasta el hilo. La renuncia es el viaje de regreso del sueño. Andrés Eloy Blanco. "La renuncia".

Imagen
Hoy
no te invoco
no froto la lámpara

y apareces

porque
tus versos vagan
como alfileres en la memoria

realidad
ficción
o vino

te sientas entonces entre la gente
y recitas algo
que prefiero olvidar
-porque tus versos son cadenas-


hoy que me voy
definitivamente
y renuncio
a lo amado

hoy que renuncio
al amor

pero tú 
tu estás en el Aleph

y tu ciudad amanece
improvisada

Pero hoy
que es ayer
y mañana
que ya no hay culpa
que podemos dormir
hablar 

yaces lejana como una muerte
sacudida
en un libro que nadie lee

Hoy
que estás en un infinito irreductible
en el horizonte de comprensión
como una duda

tan distante
y cada ruego separa nuestras noches

Hoy
que froto
mi realidad contra la tuya
1971 contra 1982
y que cada río siguió su curso
y dejo todo
un alambique
sombreros
el olor de la tarde en parque central
su ojos apagados a las siete de la noche
amando

Hoy
que yo no pido fuego
pero sí entrevistas
nadie me sigue
nadie me ama.


NOCHE en TRISTE: El vino sabe a verdad, a tormento, a llanto. Esta noche la vida escribe trilce sobre mi piel y con sus dedos dibuja la angustia.

Imagen
Salgo a caminar
cualquier excusa es posible
esta noche
me haces falta
aquí
cerca
donde la ausencia se precipita
sin piel
a las once
a la una

la hora se marca en nuestras ropas
untadas
de llanto

el mundo se cae un poco
Atlas misógino
no has querido sostener
la debacle

hay horas
a estas horas
perdidas
atrapadas en un libro de cuentos

estoy cercada
por el sueño de alguien que sueña
algún sueño
donde apareces
en blanco y negro


ya no me encuentro
te extraño en cada objeto
posible
una calle infinita
un cenicero vacío
una pared en blanco

y amanece sin ti
con su orden desquiciado
labios
botellas
despedidas
horas

ya no me encuentro

Alguien alucina en la habitación contigua

Tengo sueños ocultos de lugares imposibles

extraño el pulgar de tu mano izquierda
tu pestaña perdida
tu párpado agitado
tu bostezo de sueño
la serpentina
de tu piel
enredada a mi vida
lo inútil
que va dejando rastros de humanidad
en las calles

Tengo nostalgia por las cosas que ya no conoceremos
lo prescindible


el imaginario h…

Chopin - Nocturne op.9 No.2

Imagen

MODALIDADES DEONTOLÓGICAS

Imagen
Él dijo la lógica parte del mundo real    y entonces lo imaginario
y se preguntó ¿es posible imaginarse la existencia de algo antes que exista? ella lo miró con incredulidad dijo no  dentro de sí Él dijo es posible  y si es posible es necesario Ella lo corrigió sin lógica formal          


si es necesario debe ser posible  porque si el cuerpo lo pide debe existir             





Afuera llovía por la ventanilla que tenía enfrente veía caer la lluvia 




¿era necesaria la lluvia y por eso posible? ¿la realidad era tan predecible?
Ella me miraba a través de sus lentes 

yo miraba la lluvia que caía detrás de ella rápida como amantes en una habitación de hotel
Él dijo si no existe 
reina la universalidad ella me miró con miedo yo me desnudaba también lo verdadero o lo falso solo es el contenido proposicional  de una oración creo que ella me ama creo que ella me teme creo que ella es hermosa cuando solo piensa
Él dijo con énfasis creo que me gustas y era un hecho me gustas dije viendo como las gotas de la lluvia la traspasaban su c…

ARQUITECTURA DEL DESEO

Imagen
Cada día devoraba mis ojos. Sus manos quiméricas tornaban las sombras de la noche en espectros. Yo estaba plantada cerca de sus senos, a su espalda, me movía voraz alrededor, latiendo, asustada, sedienta de lo que brotaba de ella como una fuente. Fingía perseguirla, conocerla, huidiza, sus manos resbalaban en la pintura de mi cuerpo, ingrata, para huir otra vez y justo ahí donde la fusión no era posible, en ese punto absoluto, regresaba a mí en forma de pantera, arrullando mis espasmos. Entonces la noche se confundía con el día de sus pupilas, en un estallido sin nombre, colmado por el silencio de ser tragada enteramente. Sobre mis huesos, su cintura era una cadena cruda, invisible, terrosa, lodo de una tierra perdida, libre, elemental. Aquí era allá, extenuada, su palabra era mi fuente y obligada a vagar en la miel de su canto, cambiaba de forma, fui pez y consuelo, una araña suave tejiendo hilos incalculables que nos ataban al zumbido de las embestidas en un aire viciado de deseo. …

Every breath you take (Karen Souza)

Imagen

A peine

Imagen
Sé que te gustan las mujeres

casi tanto como los negros

casi tanto como los indios

casi tanto como te gustan las canciones de Bárbara (...).


CRISTINA PERI ROSSI.















POEMA DE EXILIO:

Imagen
La diáspora no era irse a otra ciudad
cruzar el Atlántico por cuenta propia soñar en trenes de papel

porque había una angustia de lluvia que empozaba cada calle cada casa su cuerpo se hundía en mi boca                                          de agua  la locura y el juicio estaban prohibidos formaban parte  de un complot solitario de un performance fotografiado en pleno movimiento


-ya no transcurría la segunda guerra mundial- la guerra ahora era una forma estilizada de convento una lucha asexuada de animales ciegos que exige algo más que la muerte


-Arendt no huía de París una noche pluviosa de octubre-
-el país de Cristina no estaba ocupado por el ejército nacional- pero cada vez una mujer cerraba los ojos y apenas una sombra en forma de muñeca     sonreía


la diáspora tal vez era
cruzar el Atlántico haciendo escala en Roma
beberse todo el ron del Caribe
en la travesía