Este poema "H-euros del sueño" fue escrito hace siete años en una viaje que hice a España y en la búsqueda, entre papeles y más papeles, de material para compartir veo que es un poema completamente nuevo, incluso me atrevería a decir que vigente para los tiempos que corren, pues muchos amigos hoy han partido a vivir el sueño europeo.

H-EUROS DEL SUEÑO

Ciudad febril que se extiende cerca del mediterráneo
con fauces hambrientas de marihuana
todos tus muertos llevan coronas de frío
y tus verdugos salan los campos inhóspitos
para que no crezcan las rosas

mi corazón exaltado ve la sangre
que fluye por la Gran Vía
turbas silenciosas se hacen en mis ojos
no sé si llorar
o descargar las balas poderosas
de una historia inconmensurable

fui una triste emisaria de la nada
pero tus mujeres desoladas me bailaron tablao
en las plazas frías
pero tus hombres me cantaron hondo
en el oído aguzador
y allí me encontré
entre botellas rojas con las manos temblando

 y fuiste el espéculo de mi sombra anodina
venciste en el lienzo interminable de tu conquista
 sólo utopías cansadas
marché a rebelarme bajo tu cielo crispado
y encontré trenes explosivos adornados con placas
plazas llenas de bombas con guirnaldas de indios sonrientes
y en el autismo de tus noches de fandangos
aprendí a armar la historia
con diez vinos en mi sangre vivaz
para reconocer en los libros
la bella canción que reclama mi ombligo

Partí a recuperar mi patria.




Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.

POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.