A veces vuelvo a ti, limpio mis sueños con tu rostro en medio de la oscuridad de la habitación. Dejo que mis poemas te conjuren. Eras una llama, un fuego entre las líneas incomprensibles de la vida. Hoy quedan tus despojos y una pequeña sombra en las esquinas cansadas de mis versos.

TRES VARIACIONES SOBRE TI 


UNO
 Ayer leí a Bertoli
mientras el trabajo

la lluvia
el estertor del tráfico
y otra vez regresar a la casa
a tomarse una cerveza
a cocinar pasta para mañana
para ir al trabajo
y la lluvia en la noche
otra vez sin ti.

Ayer leí a Bertoli
enterrándome su libro
como un puñal
enterrándome la hornilla en el ojo
enterrándome sus palabras tuyas
enterrándome la cochina noche
sin ti
enterrándome la cama
enterrándome tu costilla de pez  amorfo
para ir al trabajo
para comer 
para respirar
con tu sabor mío
para verte.

DOS

Ya en la cocina
cuando ponían Martirio en la radio
y los champiñones se mojaban con el aceite de oliva
y casualmente llovía a cántaros
como en una película de los años 40
y todos dormían
después de escribir uno o dos poemas
pensé que tal vez
después de todo
tú existes.





TRES

Para olvidarte te escribí 70 poemas sin rima
10 poemas en prosa
y  5 cuentos cortos
pinté 2 lienzos con óleo
-en cada lienzo había un solo rostro-
y los poemas no fueron publicados
nadie los leyó
ni los editores
ni los estudiantes
ni las señoras que no hacen nada en las tardes
y mi Uzbequistán se quedó con su ruta de  la Seda
su minarete y su desierto
y los cuentos
siguieron siendo cuentos
sin final feliz.

Adriana Duré.




Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.

POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.