A VECES EL DESEO ES TAN GRANDE, que nada lo puede contener: "La provocación del DESEO QUEMA; puede consumir hasta su fin la riqueza; puede consumir la vida de aquel cuyo deseo provoca." Georges Bataille.




 
UZBEKISTÁN
...tal vez otro poema de amor.

Llueve en Uzbekistán. En los minaretes donde grito tu nombre amanece. Llueve en esta pocilga de madrugada donde atajo las gotas con una ponchera de plástico y tu nombre rosado, vástago desaparece detrás de mis ojos. Los sueños los devuelve el desierto, intactos: tu mano debajo de la mesa tocando el abismo inconmensurable de la sombra de mi pierna en movimiento. Bajo al sur donde la lluvia es una exequia al dolor, huele a tierra mojada y a sexo recién lavado. Amurallo mis tormentas de la necesidad de ser: Llueve en Leningrado sobre Anna, el fantasma de Tsárskoie Seló. Una nube gris tiembla en el piso y por mi falda mexicana llueven las sábilas en el campo. Demasiado ruido en el elevador de espíritus, demasiada oscuridad y obscenidad en la tecnología del deseo, es decir, Huyo como un cadáver inflamado de deseo. La sombra de tus ojos acecha los bosques, diluye las constelaciones, apaga la luna. Insisto: tiembla en el Amazonas. Una mujer pare de pie para crear mundo. Nosotros los indios, bajamos a la tierra para dragar la miseria. En la hendidura de la profundidad de los ojos, se hace el fuego: Lo que es propio se hace indiferente. El río fluye sucio a través de los hombres. El pilón almidonado se desliza sobre tus lágrimas nocturnas. Te escribo en el huerto cuando aún no amanece. Bebo los sorbos de café con ron que trae la madre para el insomnio pero no para la muerte. Trae el brebaje nocturno para el sueño pero no para el amor. La mujer estaciona y levita. Es decir: se envenena, nace, duerme y tiene sexo. Los cuervos giran sobre la tierra de madrugada cuando tiene lugar el primer espectáculo sangrante. Un tobo deja el suelo. La luna hincha el vientre. Una mano se desliza en la noche tejiendo el primer secreto. La mujer es un vicioso caos en la razón del mundo túrgido. Ventana con vista oceánica en un mundo revuelto por el silencio. Mi madre me dijo: Cuídate de una mujer en la ventana. La mujer que atraviesa el oráculo de una visión empañada, entra en la historia sola, sin apellido, preparada para la muerte. El sonido del amor resuena cuando entras en la ciudad; es mayo y en Francia hay miles de estatuas cerca del Sena que marcan los puntos cardinales de mi deseo. El cadalso se desplaza sórdidamente en tus ojos mientras busco entretenimiento en el jardín de tus caderas: hay un columpio que se mece solo hasta la orilla de la tesis inconmensurable. Llueve ya en mi deseo como acabado por el dolor de no poseer. Nadie vio el nacimiento de la ciudad pero sí su conflagración. Nadie vio tus pies descalzos corriendo detrás de la luna  pero sí el deseo que corría tras tuyo con sus copas.  

Las luciérnagas encienden sus luces amargas cuando el recuerdo nos deja solos, en silencio. La tarde se pierde detrás de los edificios de tus ojos amanecidos, que se tiñen de lila cuando acabas de llorar, soledad que huele a días y horas de trabajo perdido, a una única agonía.

 Adriana R.


Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.