YO NO VIVÍ A FRIDA KHALO, NO, SOBREVIVÍ EL FLAGELO, SOBREVIVÍ CON CRISTINA EL NO SABER, LA SED. Y ANDO DESPELLEJADA ENTRE ANDAMIOS DE UNA MUJER QUE ESCRIBIÓ CON FUEGO MI NOMBRE. DIGO FUEGO Y TE HACES. NOCHE Y TE DESHACES. TE NOMBRO, TE SOBREVIVÍ Y PARA QUÉ...




......TROIS: DUNE...

No sé si escribirte hoy

vienes
después
con tu velo de sombras

vienes desde adentro
expulsándome
hacia laberintos azules

ya no puedo ejercitarme
en la locura

solo escribo
escribo escribo
(paloma negra)
tabaco de amor

me alejo hacia mi muerte

hoy muero un poco de ti
hoy voy por tu espíritu

nadie me llora
sola la flor
sola la pincelada en un cuadro del sueño
de tu escalera
de tu desdicha

vengo vendiendo tus labios
tu pincel de tabaco húmedo

no quiero escribir de judíos ni cristianos muertos
quiero esconder dentro de la amalgama del agua
la herrumbre de los siglos
beberme el ágape de tu sexo solo
y recitar
el fuego
tu oscuridad
al marinar una mariposa

todo se acaba en copas rojas

todo se acaba en un libro
tu cintura mixta
tu rostro suave de paloma
tu voz se apaga
agotada
en los recuerdos de la infancia
el refugio de la cima de
tu laberinto
una exploración de lenguas y cangrejos
aturdidos

todo se aleja
y viene
tu oreja -recurso Nitzscheano-
nihilismo remoto
de tu cuerpo
navegando en alfombras

creo en tí

creo
en la discordancia
en la libertad de no poseer

cuatro violines sonaban
dentro de tu río ya llorado

toco
beso
palpo
lamo
tacto
calco
beso
toco
huelo
veo
intuyo
sondeo
aspiro
saboreo

y luego pienso en ti

nadie
ni tú
como argumento de predilección
escogen

la fata morgana

la caricia
faltante
el crepúsculo de tu cuello
en plenilunio

ven
dime
a veces
en la noche
que estás aquí
entre el vino
y la distancia...

<nota: Segunda parte...POEMA DE ELLA.


Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.