Entradas

Mostrando entradas de junio 22, 2014

Esta noche yacen en el fondo de la memoria de vino, exequias de lo que fui: paisajes adustos, calles solas, parques sin columpios, cervezas sin amigos, borracheras de amor que terminaron en vómito y en un a solas profundo, ciudades frías de países extraños donde buscaba tu señal o tu olor, camas de hostales con baños en el patio obscuro. Fui tantas cosas y tan poco. Fui una calle de Madrid llovida y arrasada por el recuerdo.

Imagen
TOD UND FRAU



                                                                        A Kathe Kollwitz
En las calles de Madrid llueve, lejos, en el café La Cruz Blanca y en pleno centro de mi croquis húmedo, el cielo muerde las estatuas de los edificios, carcome el agua fuente y la punta seca sobre el papel esmerilado del retrato de la mujer blanca casi pálida del lienzo incomprensible.
Pido un café y ya me pierdo, -dos de azúcar, digo- pero hay un tarro con pitillos de azúcar con el logo del café,
llueve suavemente sobre las calles limpias de una ciudad que amanece, con sus luces enfiladas y sus mangueras largas, con agua fuente y barniz blando, parduzco con olor a ciénagas.
Hay un silencio escrutador que amablemente digiere tus entrañas, llueve y el olor a rosas se pierde tras la humedad y las luces de los coches, que pasan sin hacer ruido, la fuente se moja cada vez, los transeúntes leen el periódico sentados en los banquillos de la plaza anónima, alguien fuma un cigarrillo mientras espera, entre el…

Edith Piaf - La foule

Te dije: ¿Conoces a Edith Piaf?, me contestaste que te habías graduado en La Sorbonne de París con Trés bien en alguna carrera que no era literatura, que no era arte, que no era historia. Te amé, era cierto. amé tu lengua, amé tu humor, amé tu juego de billar y tu amor por las mujeres. Pero sobre todo, amé tu amor a Edith y tu erre de ciudadanía.


































Joan Manuel Serrat - Soy lo Prohibido.

¿Cómo te digo hoy que eras mi sueño?, ¿cómo te digo que eras el anhelo de mi profundo deseo de amor?, ¿cómo te digo que fueron años, meses, horas, minutos y segundos intentando separar tus hilos de los míos?, tu piel de mi angustia, tu olor de mis recuerdos, tu mirada de mi espanto. ¿Cómo digo hoy que fui lo prohibido? si nunca fui.



A ti M. más que una letra un nombre también prohibido.


Detrás del espesor de tus trazos, emerge la poesía del color, no importa tu idioma. Hablamos el lenguaje del aleteo. Tú, caminando debajo de la lluvia ideando ciénagas azules con gold, yo, puteando de ida al trabajo, contando mi vida con palabras. Somos lo mismo en horas distintas. Universos que se conjugan bajo el cielo estrellado de Van Gogh, con su café solo en una avenida de la memoria. Trazo este mapa desde donde estás hasta mis pensamientos y solo es posible un poema.

Imagen
A Galya Nikolova MULHER MODERNA ANA CRISTINA CÉSAR

Opto por la mirada estetizante con un epígrafe de mujer moderna desconocida. ("No logro explicar mi ternura, mi ternura ¿entiendes"?). No soy ratón de biblioteca, casi no entiendo aquel museo de la plaza, no tengo impulso de producción, no nací para gitana, y además tengo también el llamado ojo con pecados. ¿Ni aquí? Te recito WW:
"Amor, eso no es un libro, soy yo, es a mí al que sostienes yo soy yo quien te sostiene
/(¿es de noche? ¿estuvimos juntos y a solas?), caigo de las páginas a tus brazos, tus dedos me entorpecen, tu aliento, tu pulso, me sumerjo de los pies a la cabeza,  delicia, y basta: Basta de nostalgia, secreto, impromptu, basta del presente deslizándose, basta del pasado en video-tape imposiblemente veloz, repeat, repeat. Toma este beso tan solo para tí y ya no me olvides. Trabajé todo el día y ahora me retiro, ahora descanso de mis cartas y traducciones de muchos orígenes, me espera una esfera más real que la soñada, má…