Entradas

Mostrando entradas de agosto 17, 2014

Anna karina - Petite Lola

La muerte es lo primero que arrasa

con la contundencia del amor...

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.

Imagen
UNO
tu amor muriendo hambriento oxidado guarecido envejecido abstinente
receptáculo de miedo
yo te recito:
el nudo de tu pelo en mis dedos el lunar debajo de tus labios cuento los centímetros la distancia
de tu placer a mi placer
el trecho inconmensurable hasta mi amor
DOS
Tú sombra de su sombra nombre que en la oscuridad se confunde
gemido gutural
pero te toco -entre tus gentes y las mías-                                   J. Sabine sin tocarte
flagelamos las costumbres
tu torso entonces una pieza que me meto a la boca.
TRES
escribo tu historia te abres

FOTO-TEATRO Nº 25: Esta noche de domingo estás tan lejos. Mi Serguei duerme en otra oscuridad. Akira no se arrepiente de tu belleza. Tarkovski mira, esta noche, tus ojos de llenos de nostalgia. Pregunto si pudieras detenerte. Pregunto si pudieras amarme un segundo. El rodaje transcurre en blanco y negro, es solo mi desesperación.

Imagen
A M.: el recurso de los que no hablan A ti
tengo que escribirte un poema de amor con seudónimo tengo que escribir de tu pelo escribir de tu voz circunvalada de tu cistitis y tu edad casi obligada y llorar la conjugación de tu saliva en la mía como un error escribir de tu sexo cansado y de mis manos tremebundas a ti ahora tengo que declararte la guerra amándote quizás rompiendo lo que aprendí en los versos de Neruda sobre el amor y tengo que detestarte saboreándote “nadie vio en mi boca la luna que sangraba” -P. Neruda- a ti  tengo que desterrarte de mis lunares con espejos exiliarte de mi lengua longeva y morir con la dulce cicuta de tu verbo atravesada desde mi sexo hasta la última alucinación sin pan ni pecado sin a priori tengo que negarte aprender a repetir tu nombre sin ti conjugarte en las aproximaciones del deseo como aprender la física del tercer año y leer Arendt y leer a Sartre y leer a Hobbes como leer un poema de Voronez de Mandelstan en ruso rompiéndome el alma tantos años después sin creerlo porque…