LLAMADO DE ASISTENCIA EN UN CASO DE MALETAS PERDIDAS

Le dije "No parlo italiano"
entonces me habló en inglés
sólo hablo español repetí dos veces
interrumpiéndola a mitad de un "excuse me"            
de un ruego bajito
ella estaba
al otro lado del Mediterráneo             
con su traje verde
de aeromoza
su piel blanca de oficina
sus tacones negros
entre los reportes del día
escuchando obscenidades en tres idiomas
el sol de este lado
empezaba a curtir el cemento de las calles
alguien gritaba "agua potable"
los bocinazos en la autopista
el chirrido de un piano en el piso vecino
en mí sus frases discurrían como un discurso amoroso
un amor casual
de aeropuerto
porque sonrió cuando le dije "bon giorno"
a las cuatro de la mañana
y afuera había riesgo de granizo
en las calles
de la ciudad que años antes
había sido sitiada
por las tropas borbónicas
reposaba esa madrugada
en un sueño junto al mar




y tú sonreías desde el otro lado del mostrador
sopesabas mis labios
mi lengua turbia
porque te hablaba a ti
en un español constante               
atizado por la edad
y el silencio
pensando en sus labios
en su cuerpo
refugio de un combate oscuro
porque te entregaba mis valijas
y me despediría de ella
a menos 4 grados centígrados
con riesgo de granizo en las vías abandonadas
de una ciudad antaño sitiada




en un Pans & Company de aeropuerto solitario
con mesas limpias y vacías
camareras somnolientas
y un olor a pan tostado en el aire
a queso manchego derretido
y té de frambuesas

Me dijiste "sus maletas están en Barcelona"
con una profundidad atemorizante
porque mis labios calamitosos también seguían allí
por el Born 
y tú ya casi salías 
caía la noche en la Roma de tus sueños

tomarías una copa con una amiga
hablarías sobre mí
sobre el hombre con voz delgada
que empezó a conquistarte por teléfono

sobre mi ignorancia del italiano
sobre mi ignorancia del inglés
pero más tarde te acordarías
que nos habíamos conocido
una madrugada
en la ciudad  que estuvo sitiada
por tus ancestros
que te llevé un té con olor a madreselva
justo antes de partir
y dijiste "grazie"
todo porque tu sonrisa
selló una despedida
en una ciudad que soñaba junto al mar.







Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.

POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.