HOMENAJE A TU NOCHE PROFUNDA


Bebía una copa de cerveza 
los turistas se fotografiaban junto a una instalación de una araña metálica
rostros difuminados en ese punto impreciso de la tarde 

que empieza a ser noche
beso que empieza a ser caricia
podía ver aún tus ojos medio abiertos
tu piel que alumbraba entre las sombras

la idílica silueta de tu mano moviéndose en el aire
nadie se entrega de pie la entrega requiere un espacio material
para caer
ibas y venías del baño acariciando el borde de la noche pálida
yo continuaba interesada en los insectos la ausencia del bicho aciago
en las luces de las farolas de la plaza
y otra vez el raro auxilio de tus ojos entornados
designio de un profunda melancolía o signo de un deseo no satisfecho
la belleza devenía de ese deseo insatisfecho o esa melancolía
nadie podía saberlo
la noche tendía su manto sobre todas tus cosas
varios turistas se acercaron a tu mesa
eran atraídos como bichos hacia la luz pálida que desbordaban tus ojos 
la noche seca se avecinaba sola
los comercios cerraban y los bares abrían
yo no recordaba ninguna frase ingeniosa
sólo venían poemas de cristina que hablaban sobre hoteles y amores inquietantes
que a tus ojos hubieran sido como una invitación
a mi habitación a unos pocos pasos de allí
y quizá porque dejé de desearte 
en todo lugar hay un punto muerto
que te acercaste a mi sombra
a ese sitio desprolijo de todo brillo
a ese anhelo recién apagado o la curda mezclada con recuerdos
pediste dos tequilas
debíamos ir al fondo
a la cruda palidez de la noche
al resabio donde los besos saben a bichos a lugares calientes
a noches perdidas dentro de la noche 
a tardes de domingo que se borraron hace mucho de la memoria
y éramos niñas pedaleando triciclos por las avenidas de otro tiempo
tu mano aceptó mi mano
yo otro tequila tus besos los turistas arremolinados en tu fuego
la noche llena de bichos ausentes
las farolas solitarias en medio de la plaza.

Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.