NO DORMIRÉ HASTA QUE APAREZCAN LOS UNICORNIOS






Quisiera escribir como vuelo
mi mente succiona la basura y se olvida del dolor
todo tiene el mismo sentido
cuando tenía doce quise dormir junto al punto que era el universo
nadie me abrigó nunca
sólo tú
con tu cobija de velos
ahora apágame soy un dinosaurio quemado
las mujeres somos así
un poco dóciles un poco mojigatas
hasta que dejamos de serlo y somos peligrosas
sin educación sin liceos que dicten las ecuaciones matemáticas
¿has escuchado alguna vez sobre el libre pensamiento
y la mierda sobre el libre albedrío?
pero toda la historia era sobre hombres de cavernas
ven siéntate en mi regazo y selecciona la música
que el paraíso está más allá de la cultura pop y los colores
hay que pasar por debajo de las mesas de la academia
besar la estrella que se rompe
y luego echarte gotas para andar sin lentes
todos hablan de comunismo de políticas más humanas
y encierran sus aberraciones en el escritorio donde las escriben
ven siéntate en mis piernas escoge la música
¿qué quieres, cabras que toquen violonchelos
o una voz resonante que te dirija hacia el verde abismo?
bailemos después de leer a Asano
no queríamos esto
vivir con tantos libros a cuestas sin tener nada que decir
luego tu boca me acaricia allí donde nace la muerte
pero no tengo ganas de dormir hasta que nazca
la nueva mitología.



Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

¿Qué es una cosa que piensa? Esto es una cosa que duda, que concibe, que afirma y que niega, que quiere, que no quiere, que también imagina y que siente. Ezra Heymann.

Paralelepípedo: A veces puedo verme en ti cuando hago ecuaciones.