Entradas

Mostrando entradas de octubre 23, 2016

LA CAÍDA DE LOS AVIONES Y WILLIAM LEE

Imagen
Los aviones no se caen, decían las aeromozas con una botellita de vino en cada mano. La violonchelista se reía de sus pensamientos matemáticos sobre el amor. Regla de tres para el estudio de las ganas un sábado por la noche. Sobrevolamos el Atlántico con fiebre por miedo a la resistencia de la ley de atracción donde un cuerpo es imantado por otro cuerpo hacia la destrucción. De vez en cuando nos veíamos entre los asientos y por encima de las cabezas de todos los tamaños. Seguramente ya nos amábamos, dijimos después. Ya era improbable olvidarse que los aviones se caen como si la cuerda que los sostiene temblara sin ninguna resistencia a esa ley que dice que tú y yo haríamos una cruzada elíptica sobre la tierra solo para caer. La mexicana interesada en Andrés Caicedo que se pasó de asiento por mi petición me hablaba al oído de Burroughs. Y de vez en cuando, del fondo de la cabina donde íbamos a buscar las botellitas de vino francés, aparecía William Lee sosteniendo su máquin…