Hannah Arendt le atribuye al ser humano una condición genuina: la natalidad. El hecho del nacimiento es el primer impulso del hombre de aparecer en el mundo, su unicidad, pues el nacimiento del ser humano posibilita también la creación de algo completamente novedoso. La pregunta entonces es la siguiente: ¿Si con nuestro nacimiento se crea la expectativa de lo nuevo? para qué continuar perseverando en una existencia lóbrega al servicio de nuestra propia esclavitud. Adriana Duré



Saturno devorando a un hijo. Francisco de Goya

"¿Qué título daremos a la suerte fatal que agobia a la humanidad? ¿Por qué desgracia o por qué vicio, y vicio desgraciado, vemos a un sinnúmero de hombres, no obedientes, sino serviles, no gobernados, sino tiranizados; sin poseer en propiedad ni bienes, ni padres, ni hijos, ni siquiera su propia existencia?" 

Etienne de la Boétie. 


Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

¿Qué es una cosa que piensa? Esto es una cosa que duda, que concibe, que afirma y que niega, que quiere, que no quiere, que también imagina y que siente. Ezra Heymann.

Paralelepípedo: A veces puedo verme en ti cuando hago ecuaciones.