Hannah Arendt le atribuye al ser humano una condición genuina: la natalidad. El hecho del nacimiento es el primer impulso del hombre de aparecer en el mundo, su unicidad, pues el nacimiento del ser humano posibilita también la creación de algo completamente novedoso. La pregunta entonces es la siguiente: ¿Si con nuestro nacimiento se crea la expectativa de lo nuevo? para qué continuar perseverando en una existencia lóbrega al servicio de nuestra propia esclavitud. Adriana Duré



Saturno devorando a un hijo. Francisco de Goya

"¿Qué título daremos a la suerte fatal que agobia a la humanidad? ¿Por qué desgracia o por qué vicio, y vicio desgraciado, vemos a un sinnúmero de hombres, no obedientes, sino serviles, no gobernados, sino tiranizados; sin poseer en propiedad ni bienes, ni padres, ni hijos, ni siquiera su propia existencia?" 

Etienne de la Boétie. 


Entradas populares de este blog

ARIADNA LA MINOTAURO y su laberinto:

3 MANERAS DE HACERTE EL AMOR: "Mientras me inclino para besarte sé que vivo dos veces la vez de esta noche tibia de otoño en la que te acaricio con las manos con los dedos con el pensamiento y con la voz y la sobrevida de tu memoria donde nos amamos más allá del tiempo en medio de la ciudad iluminada y silenciosa que no duerme porque estamos en vigilia vigilia del goce vigilia de amor." Cristina P. R.

POST POÉTICA: Siempre y cuando no se ignore la realidad, puede justificarse la huida del mundo en épocas oscuras de impotencia. Hannah Arendt.